P_CANELO_CHAVEZ
+ FITNESS

Dos senderos que llevaron a una puja

fotos:Ernesto Pérez M.

Julio César Chávez Jr y Saúl Álvarez se enfrentan la noche de este sábado en el T-Mobile de Las Vegas, en una pelea que obedece a rajatabla al orgullo de dos pugilistas jóvenes con distinto camino; la presión social, mediática y de marketing los orilló a este enfrentamiento, el cual no deja de ser interesante y de ofrecer un choque que se antoja para el recuerdo, ya sea por morbo o por los méritos sobre el cuadrilátero.

Fueron distintos los senderos que llevaron a estos pugilistas a esta cumbre. Para el debut profesional de Chávez Jr ya tenía todos los reflectores encima como hijo del más grande peleador mexicano, motivo suficiente para darle cobertura nacional e internacional.18339113_1170383929756078_1347294898_o

Apenas con 17 años, el Hijo de la Leyenda se subió por primera vez al cuadrilátero, ante el también debutante Jonathan Hernández en la división de los Superplumas, en el Parque Revolución de su natal Culiacán, luego tuvo que cumplir con un acato de 10 peleas máximo para demostrar si podía o no con el paquete. Y pudo, aunque no a todos les llenó el ojo.

Desde entonces ha acumulado un total de 50 triunfos y apenas una derrota y en medio un puñado de escándalos que opacan su carrera más que aquella paliza que le pegó el argentino Sergio Maravilla Martínez, de los contados rivales de peso que el Jr ha tenido.

Del otro lado de la vereda está El Canelo, tipo más consciente, pero igual de prestado a la fama, antes de arrancar su carrera ya había apechugado unos golpes de la vida y lo mismo había devuelto unos ganchos bien puestos.

Saúl vendía paletas de hielo en los camiones para ayudarse económicamente, viajaba de Juanacatlán a Guadalajara todos los días para trabajar y por las tardes entrenaba en el gimnasio de José Chepo Reynoso.

Roberto, el mayor de sus 7 hermanos, fue quien le enseñó la faena familiar y le regaló sus primeros guantes, y quién lo diaria, en una función los 7 Álvarez impusieron un récord guinness, al pelear en la misma cartelera. De esas cosas chuscas que tiene la vida y el deporte, como el apodo de “Canelito”, que por su cabello rojiso le había puesto Chepo Reynoso y que más tarde se convirtió en un maduro 18318464_1170384076422730_2098651002_oCanelo.

El tapatío debutó a los 15 años, con mucho menos reflectores que el Jr, lo hizo tras la decepción de que el gobierno estatal no le dio una beca de 4 mil pesos, pese a que había ganado medalla de plata en la Olimpiada Nacional y luego una de oro. Quería ir a unos Juegos Olímpicos. A los 16 llegó al punto común que alcanza la mayoría de los exitosos: se perdió en el alcoholismo por el divorcio de sus padres y así duró hasta los 18, el amor propio y el que siente ahora por su hija lo ha sacado adelante. Hoy casi no bebe.

Los dos pugilistas tienen cola que les pisen, de eso no cabe duda, y el sábado puede ser el último llamado para Julito, el boxeador que nació con la desgracia de una fama que no pidió y que en un pestañeó lo puso ante los ojos del mundo, incluso antes de levantar un brazo ya era criticado, luego resultó él su propio enemigo. Para Canelo puede también ser una fuerte humillación si sale derrotado.

De salir glorioso, el tapatío no aceptará el cinturón huichol que mandó hacer el Consejo Mundial de Boxeo para el vencedor, pues no desea tener algo que lo involucre con el CMB, organismo con el que ha tenido diferentes rencillas durante su carrera.

La noche de este sábado el que pierde, pierde doble, y el que gana solidifica su carrera. Las bolsas millonarias están puestas, 20 mil asistentes los esperan en Las Vegas. Además, se estima que la riña será vista por más de 50 millones de espectadores en México, con lo que impondrán una nueva marca de audiencia y se espera que supere el millón de ventas en pago por evento.

Todo está puesto, las historias, el morbo, el marketing, las expectativas, sólo falta que Kenny Bayless, el referee de la contienda, dicte el inicio.

Dos senderos que llevaron a una puja
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top