marina31
DESDE LA TARIMA

Marina Neto, de persistencia e indecisión

 

marina31Risueña, físicamente bonita, entregada a sus objetivos y hasta un poco picara, así es Marina Eulalia Carvalho Neto, la francesa que cruzó el Océano Atlántico para buscar nuevas aventuras y perspectivas en este continente, en México para ser exactos. Sin embargo, la joven también tiene inseguridades y cambios anímicos a la orden de día, gajes de la juventud.

Recién, Carvalho Neto probó suerte en las tarimas mexicanas, en el mundo del fisicoconstructivismo, donde ha competido en la Copa México, Musclemania y la Copa Panamericana. No obstante, fue la casualidad la que la llevó a este ámbito de su vida.

 

“Viví en Francia durante gran parte de mi vida, tengo casi dos años en México, vine por intercambio a la Universidad de las Américas de Puebla, para estudiar negocios internacionales y recién este año comencé a dedicarme de lleno a este deporte, no quería entregarme a la competición pero poco a poco mi entrenador me fue empujando y me fui convenciendo de que podía llegar a más; hoy me siento a gusto, porque estoy superando muchmarinaeuas de mis expectativas”, manifestó la joven, en entrevista con EpicPeople.TV.

Y sí, el futuro parece prometedor, pero el sendero tiene piedras y tragos amargos, los cuales a veces pesan y calan.

“Cuando decidí dedicarme a esto, tuve que dejar muchos gustos a un lado, la comida, por ejemplo, era como arrancarme algo, además trabajaba en una empresa francesa de productos gourmet y en todo momento estaba expuesta a ese tipo de estímulos, pero lo supe controlar. A veces tienes que sacrificar fiestas y los amigos no siempre ven bien eso, nos ven como aburridos, como que no encajamos en esta sociedad joven de excesos, quizás no vives al cien tu juventud, pero la vida es de sacrificios”, agregó Marina, quien apenas tiene 21 años de edad.

 

Triste pasado

Además, hay una historia que si bien es de éxito y superación, también es de sinsabores y tristeza. En su natal Francia cumplió retos, tras ser señalada e incluso excluida.

mar7“Antes, en Francia, pesaba mucho. Mido 1.57 y pesaba más de 80 kilos; con mucha fuerza de voluntad bajé 25 kilos, luego vine a México y volví a subir, la comida mexicana me gusta mucho, pero cuando me reincorporé al deporte volví a bajar y gané músculo. En Francia tenía unas pompas muy grandes y por eso era víctima de burlas y discriminación, me decían gorda, decían que era africana por el trasero enorme, pero no sólo era eso, también me fui creando problemas de autoestima, hasta que un día yo misma me puse la dieta y el régimen en el deporte y lo logré, todo con mucha voluntad y constancia”, relató la competidora.


 

Los mensajes desde Europa

Hoy Marina Eulalia ya no emars la misma de antes, se dice “más segura”, “feliz”, “independiente”, incluso sus allegados y los que en un momento se burlaban de ella ahora la admiran, pero la francesa tiene una asignatura pendiente, la aceptación de su padre.

“Mi hermano siempre se dedicó al gimnasio, es muy entregado al deporte, él me apoya, lo mismo que mi mamá, mi padre es el que se opone un poco y se lo diré ahora que lo vea, lo gravaré, porque tiene algunos prejuicios sobre este deporte, espero que después que lo acepte”, culminó la gala, quien en breve tendrá una estadía en su país natal, donde espera darle la noticia a su progenitor.

 

Marina Neto, de persistencia e indecisión
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top